Por un mundo mejor, sin guerra.

Por: Anele Pinkus Molina

32La fotografía de Aylan Kurdi, el niño sirio de apenas 3 años de edad ahogado en una playa de Turquía, tras el naufragio de dos embarcaciones de refugiados sirios, ha estremecido al mundo en los últimos días. De hecho no es la única imagen. Hay varios videos que muestran la muerte de muchos más niños por la guerra civil en Siria. Se han vuelto virales. Siempre acompañados de bellos mensajes. Mensajes de solidaridad, mensajes de amor hacia el niño que murió junto a su hermano y junto a su madre. Mensajes de repudio a la guerra y en busca de la paz mundial. Mensajes de oración rogando a Dios que los proteja.

¿En qué consiste que la gente se sensibiliza mucho con las noticias mundiales, donde mueren niños en un país en guerra como Siria, pero no se sensibiliza con su vecino que pide ayuda para salvar la vida de su hija recién nacida? ¿Por qué será que la gente comparte y comparte videos de gente con enfermedades agresivas, pero cuando un amigo solicita donadores, casi nadie responde?

No comprendo a la humanidad. Pareciera que todos queremos un mundo mejor, un mundo sin guerras, sin dolor, sin muertes… pero no muestra solidaridad con la gente cercana a ellos…

Todos quisiéramos ayudar a la gente de aquél país, pero pocos tienen la oportunidad de hacerlo. Hablo de plata, de dinero; de recursos financieros. Sin embargo, podemos cambiar la historia del mundo desde casa; ayudando al vecino, al amigo, al familiar que también está sufriendo.

Si en tu corazón realmente está el deseo de ayudar a Siria y sientes la impotencia de no poder hacerlo estando tan lejos, entonces te invito a ayudar a tu vecino. Ante los ojos de Dios ayudar a los sirios o ayudar al amigo es igual. Ayuda a ayudar.

Dios nos bendice.

Anuncios

Qué bendecida soy.

Por: Anele Pinkus Molina

Qué bendecida soy.

Porque siempre tuve la ilusión de encontrar un hombre que me amara sin reservas ni condiciones, que deseara pasar el resto de su vida a mi lado, y sobre todo, que se enamorara de mí por lo que soy, no por como soy. Y hoy lo tengo.

Qué bendecida soy.

Porque siempre imaginé que un día conocería al hombre de mis sueños, el que me llenaría de amor y eliminaría mis miedos. Un hombre que me acobijaría bajos sus brazos y me abrazaría mientras durmiera. El que se preocuparía por mi bienestar y que jamás me faltara nada. Y hoy es realidad.

Qué bendecida soy.

Porque a pesar de que se dice que los príncipes no existen yo puedo dar fe de que eso no es verdad. Existen…

Porque desde pequeña lo supe, tengo un papá que es así con mamá; siempre atento, siempre cortés, preocupado por ella y por nosotros, sus hijos. Un caballero que ha hecho constantemente hasta lo imposible por darle a su familia todo lo que se necesita para vivir tranquilos y cómodos.

Qué bendecida soy.

Esos hombres que todas soñamos desde pequeñas existen, y lo sé porque Dios me envió uno para hacerme muy feliz, también.

Yo soñaba que un día me casaría con un hombre hogareño y dedicado a su familia, que esperara la hora de salir del trabajo para llegar a casa y estar en familia y divertirnos largas horas juntos… Hoy ya no es un sueño, qué bendecida soy.

Como toda mujer, deseaba encontrar a un hombre que hiciera todo por hacerme feliz. Que al salir del trabajo fuera a comprarme algún regalo para sorprenderme, pero qué bendecida soy porque Dios decidió algo mejor para mí, me envío a un hombre que saliendo del trabajo llega a casa a hacer las cosas que me va a regalar y todavía me dé la opción de elegir cómo lo quiero. El Señor le dio unas manos trabajadoras y el don de crear.

Qué bendecida soy.

Porque deseaba encontrar una pareja que me invitara a comer a algún restaurante con un ambiente encantador, pero Dios quiso bendecirme más con alguien mejor para mí y decidió que merecía un hombre que cocinara para mí y preparara el lugar con vino, música y un delicioso plato sobre la mesa y le dio el don de la cocina.

Soy muy bendecida.

Porque me ilusionaba la idea de casarme y de empezar un hogar, yendo junto al que sería mi esposo a comprar las cosas para nuestra casa, más nunca imaginé que el Señor tenía algo mejor para mi vida, un hombre que dijera te hice un comedor. O mejor aún, que me preguntara, ¿cómo quieres el comedor para nuestro hogar? Por eso Dios le dio el don de trabajar la madera.

Qué bendecida soy.

Porque deseaba encontrar a alguien que se desviviera por buscar mi tranquilidad y que cuando me sintiera estresada me pagara largas sesiones en el mejor spa o clínica de salud, más fui bendecida con un esposo que diariamente se preocupa por mí y dedica tiempo a consentirme dando masaje en alguna parte del cuerpo que me duela o sólo por placer. Y el Señor le dio unas manos bendecidas y suaves.

Soy muy bendecida.

Porque soy una mujer que ama las flores y mi sueño era que Dios eligiera como mi esposo a un hombre detallista y que acostumbrara a regalarme flores, más el Señor le dio el don de cultivar y ha hecho un hermoso jardín en nuestra propia casa. Poco a poco van creciendo nuestra plantitas.

Qué bendecida soy y no sólo eso, sino que estoy muy agradecida con Dios por el esposo que designó para mí.

Experimento Social

Por: Anele Pinkus Molina

fbActualmente existen muchas redes sociales donde la gente está constantemente compartiendo sus experiencias de vida, sus relaciones amorosas y familiares, sus triunfos o fracasos y todo aquello que le acontece. Realmente casi nadie mantiene su vida en privado y mucho menos permanece en el anonimato, todos tenemos un aire de protagonismo. No estoy exenta de eso, amo el protagonismo, ajaja. Eso, y además con el hecho de vivir tan lejos de casa y de mi familia, es lo que ha hecho que constantemente esté compartiendo parte de mi vida privada, eso sí, siempre cuidando quién puede ver qué, regulando la privacidad de mis redes sociales y a los contactos que acepto en ellas.

Desde el día que descubrí que estaba enamorada de mi esposo (aún sin conocernos en persona) empecé a escribir mis sentimientos por él, en las redes sociales. Al principio eran de forma anónima, sólo nosotros dos sabíamos que eran para él. Pero una vez que hicimos pública nuestra relación, empecé a etiquetarlo en cada frase, cada pensamiento o en cada párrafo que él me inspiraba.

Y con ello, constantemente recibimos comentarios de mis amigos o de los de él, casi siempre de felicitaciones y bendiciones, sin embargo, en algunas ocasiones recibíamos comentarios tristes y llenos de dolor. Es por eso que en el 2014 quise hacer un experimento social y ver las distintas reacciones de algunos hombres y mujeres al leer lo que escribo y de qué manera lo percibían.

No soy psicóloga y estoy muy lejos de serlo, sin embargo, no hay que ser demasiado observadora para darse cuenta de cuánto llega a afectar el ánimo de una persona un simple mensaje escrito en alguna red social. Estos son los casos que detecté en los 365 días con las 365 publicaciones.

1.- Amigas con relaciones estables, matrimonios y familias felices y de varios años más que el nuestro.

Las mujeres casadas o en una relación estable tuvieron la misma reacción. Hacían comentarios alegres y nos felicitaban constantemente por nuestro matrimonio. A pesar de siempre referirme a mi esposo como el mejor marido y el mejor hombre del planeta, considero que no se sintieron nunca agredidas y mucho menos preocupadas por sus esposos, al final todas tenemos el mejor hombre a nuestro lado, por algo los elegimos como nuestros compañeros de vida, ¿qué no?

Lo curioso de este grupo de amigas, es que a algunas les comenté que estaba haciendo este experimento y extrañamente fueron las que se distanciaron, a veces no entiendo a los humanos, me quiero volver chango… ajaja.

2.- Amigas que a pesar de tener muchos años de casadas y mantener su matrimonio, no las siento felices con su pareja.

Las amigas que ya no están a gusto con su relación, pero que mantienen su matrimonio, eran las más agresivas en sus comentarios, siempre escribían comentarios con un tono de burla. Tristemente llegué a sentir su frustración y tristeza.

3.- Amigas con una relación en etapa terminal o divorciadas.

Al igual que las que tienen una relación estable, hacían comentarios positivos y nos deseaban siempre una larga vida juntos.

4.- Amigas casadas con parejas que sufren alguna adicción.

Fueron las que se sintieron más ofendidas y decepcionadas de sus esposos. Sin embargo, es una buena oportunidad de apoyar a sus parejas y de salvar su matrimonio.

5.- Amigas con esposos que se dedican sólo a sus trabajos y no las apoyan en labores del hogar, y a las que sus esposos no saben ni cambiar un foco.

Tristemente, aunque algunas de ellas son de mis mejores amigas, se distanciaron casi en su totalidad. Creo que una buena conversación con sus parejas podría ser de mucha ayuda para cambiar el rumbo de su hogar.

6.- Las comprometidas y recién casadas.

Con estas amigas hubo una constante y era bien chido descubrir que puedes llegar a ser ejemplo para nuevas parejas. Absolutamente todas mis amigas que están a un paso de casarse y las que se casaron durante el 2014, empezaron a imitar todo lo que publico. Aunque para algunos llegue a ser algo muy cursi, para mí es bien romántico ver frases de amor para el amor de sus vidas, el que algunas transcriban textualmente mis palabras y le digan a sus parejas que son el mejor hombre del mundo, que les agradezcan por preocuparse por ellas, porque no falte nada en sus hogares, que les dediquen imágenes, videos y canciones. El amor es la cosa más bella que hay y si todos procuráramos amar más y ser menos negativos, el mundo sería completamente diferente.

7.- Las solteras.

Estas amigas igual me llenan el alma de felicidad, el 99% de ellas me dijo que está en sus planes buscar una pareja que las ame, las apoye, las cuide y se preocupe mucho por ellas. El detalle de las flores fue una constante con ellas, todas mencionaron que si no les dan flores, no se casan, obviamente eso es algo muy importante.

8.- Las que creían todo perdido y rescataron todo.

Solamente fueron dos, amigas con más de una década de matrimonio, y que hacía como veinte años no veía y que hace poco reencontré. Las dos me comentaron que todo se había vuelto rutinario y que estaban pensando en la separación. A las dos les dije que recordaran qué fue lo que hacían por sus esposos cuando novios y que lo repitieran, y a las dos, ahora las veo muy felices con sus familias. Todo gracias a Dios, y a Su Gloria.

9.- Los hombres (solteros, casados, separados y divorciados).

Ellos no cambiaron. Los que nacieron románticos, románticos siguen. Los consentidores, aún consienten a sus esposas. Los mujeriegos, mujeriegos continúan. Los machistas siguen humillando a sus esposas. Los holgazanes, aún no mueven un dedo en sus casas. Y los solteros, ellos siguen buscando a una mujer para amar.

Me encantaría descubrir que este experimento sirvió de algo bueno, ojalá muchas más amigas se sumen a las mujeres enamoradas y cursis y retribuyan en mucho a sus esposos en lo que ellos hacen por ellas. ¡Que viva el amor!

Comunicación en las redes sociales.

Por: Anele Pinkus Molina

https://i1.wp.com/www.mexicaneando.com.mx/wp-content/uploads/Redes2.jpgLa ironía de las redes sociales es que te permiten estar cerca de las personas que están lejos de ti, pero te pueden alejar de los más cercanos.

Sería muy difícil decir si su uso es positivo o negativo. Para algunos son de mucha utilidad y traen beneficio a su vida laboral; para otros quizás sólo es un modo de entretenimiento. Lo cierto es que con la aparición de las redes sociales se han perdido muchas costumbres que, a mi parecer, daban mejor sabor a las relaciones interpersonales.

Hace un par de semanas Whatsapp actualizó la aplicación, permitiendo a los usuarios saber cuando alguien ha leído un mensaje recibido. La reacción inmediata, en las redes sociales, fue de temor, todo mundo se quejaba que ya no podría dar como excusa un ‘no me llegó tu mensaje’, tal y como pasó con Facebook, cuando agregó el ‘visto’ a sus mensajes internos.

Cada día es más común comunicarse con los amigos o familiares a través de las redes sociales, que en persona, por teléfono o celular, quizás porque es más económico, o por practicidad, cada uno tendrá sus razones.

Entonces, si se ha convertido en el modo de comunicación más frecuente, ¿por qué temer a que se enteren que tu mensaje fue leído? Es tan irónico y tonto a la vez.

Una bonita costumbre casi perdida, son las cartas. Esas que te llegaban de lejos, fechadas hasta con semanas o meses de antigüedad. Donde muchas veces leías noticias viejas, pero que las recibías con mucho entusiasmo. Esas cartas con olor a tinta, a rosas o perfume, si es que la persona que te las enviaba agregaba ese detalle. Cartas escritas a mano y que podría contener una mancha, cuando la persona se equivocaba al escribir y corregía sobre la misma. Cartas personales, porque aunque el mensaje fuera el mismo para varias personas, cada quien recibía una, casi siempre con los mismo detalles. Ahora las ‘cartas’ se dan por correo electrónico, sin aromas, sin manchas, siempre impecables y en cadena, cuando el mensaje es masivo.

Ya nada es personal. Ahora una ‘nota’ de un “Te amo” a la pareja es leída a través del muro de Facebook por una larga lista de contactos tanto tuya, como de tu pareja. Lo sé, porque lo hago. Y aunque algunos se quejan de leer tanta cursilería y de tener saturado su ‘inicio’ de frases ‘empalagosas’, hacen lo mismo, pero llenándolo con quejas.

Se ha perdido tanto la comunicación interpersonal, que a veces una persona escribe una larga ‘carta’ de amor a la pareja, un mensaje lleno de corazones y caritas felices, y recibe muchos comentarios. Todo mundo escribiendo frases como ´qué romántico’, ‘qué lindas palabras’, ‘muchas felicidades por amarse tanto’, pero ninguno de la persona a la que fue escrito. Es más, a veces ni un simple ‘me gusta’ le dan. Qué triste. ¿Dónde queda el amor?

Otra de las costumbres casi perdidas son los abrazos, los besos y las sonrisas. Esos que recibías cuando te buscaban para felicitarte por un cumpleaños, una boda, una graduación. En la actualidad, una felicitación se hace a través de las redes sociales, siendo lo más parecido al abrazo, las caritas felices y los corazones.

Y la que más me atemoriza y muchas veces me indigna, es que se ha perdido la costumbre de agradecer. No hay cosa que me indigne más, que cuando me tomo el tiempo de escribir un mensaje para una persona, muchas veces buscando la mejor manera de enviar palabras que expresen mi cariño, y lo único que recibo como respuesta es un ‘estúpido’ “me gusta”. Cuando hacen eso me dan ganas de eliminar a la persona o dejar de escribirle para siempre. ¿Es tan complicado o tardado escribir simplemente “muchas gracias”? No pido que respondan con un mensaje igual de largo, pero al menos agradecer.

Privacidad y comunicación verbal, dos grandes costumbres casi muertas.

Cada lugar visitado, cada lugar publicado. Apenas llegamos a un sitio y ya lo estamos subiendo a la red. De esto, lo que más me preocupa, es la inseguridad que se vive en todo el mundo. A veces nosotros mismos nos exponemos al peligro. Como medida de seguridad he optado por compartir mi ubicación una vez que me retiro del lugar, así si alguien quiere ir tras de mí, seguro ya no me encuentra.

Y lo otro, es muy frustrante invitar a alguien a una reunión y que se pase todo el rato pegado al celular contestando mensajes. No hay mucho que explicar, respetemos a quien tiene ganas de conversar contigo; si no te interesa hablar, entonces no acudas a la cita.

Entonces me pongo a pensar si el uso que le damos a las redes sociales es el correcto. Sólo no perdamos las buenas costumbres al comunicarnos con nuestros seres queridos. Si el avance de la tecnología debe ser para beneficio, no para alejar a las personas de nuestro lado.

Muchas gracias a todos por tomarse un tiempo para leerme.

Publicado en: http://www.mexicaneando.com.mx/para-reflexionar/comunicacion-en-las-redes-sociales/

El 21 de noviembre del 2014

El otro lado de México

Por: Carlos Pizarro Gálvez

Es inevitable, dado los acontecimientos actuales, no hablar del duro momento de un país tan hermoso, como lo es México.

Un país con gente cálida, amable, cariñosa, solidaria, alegre, respetuosa; cualidades que representan a la gran mayoría de su gente, ya que lo que vemos en las noticias, es sólo una minoría.

Cada vez que mis compatriotas me dicen: ‘oye, en México todo es peligroso, ESTAN EN GUERRA’, tengo que explicar que las cosas no son así. Les platico cómolos padres no dejan que sus hijos hagan tanto uso de internet y que por eso los niños se desarrollan de acuerdo a su edad, con una mente más sana y son respetuosos con los adultos, con sus compañeros y maestros del colegio.

Cuento cómo se dan los ‘buenos días’ cuando alguien llega a un lugar, o decir provecho a la hora de comer. Cómo en los puestos de comidao en los mercados, la gente pide tacos o cualquier antojito mexicano y el taquero no lleva la cuenta, sino que al final pregunta cuántos fuerony la gente responde con honestidad la cantidad que realmente se comieron, en un gesto de confianza que sólo se da en ese país.

Allá se respeta al extranjero. Cuando les dices que eres de otro país se sorprenden, te dan la bienvenida, te desean una grata estadía.

Los mexicanos son gente trabajadora. Los negocios de comida, las tiendas, supermercados y cualquier otra clase de negocio funcionan los 365 días del año hasta por 12 horas al día. La gente trabaja demasiado, muchas veces por un sueldo bastante bajo, pero siempre haciendo su trabajo con mucha responsabilidad y atendiendo lo mejor posible a los clientes.

México es rico en tradiciones, cultura, gastronomía. Sus paisajes mantienen un equilibrio perfecto del respeto entre el pasado y el desarrollo. Uno puede caminar dos cuadras de una avenida principal y de pronto encontrar un ‘pueblito’ con casas, escuelas, parques, mercados, iglesias y una tranquilidad inimaginable. Lugares como San Pedro de los Pinos, el centro de Coyoacán, o el Templo de Culhuacán, a un costado de la avenida Tláhuac, hay un sin fin de lugares bellos, perfectamente mezclados conla modernidad.

En México, la amistad tiene un valor que no es debilitado por el tiempo, distancia, situación económica ni ideal político o religioso. Podránpasar muchos años, pero cuando un mexicano encuentra a un amigo de la infancia, esa amistad será igual o más fuerte, me tocó verlo con mi esposa y sus amistades de la niñez y otras que hizo ya de grande, donde el cariño y apoyo fue como de hermanos.

El pueblo mexicano es grande y fuerte, estoy seguro que con todas sus cualidades, sortearán los momentos difíciles por los que atraviesan.

RL002011

Publicado en: http://www.mexicaneando.com.mx/uncategorized/mexico-y-su-gente/

El 30 de octubre del 2014

Los jóvenes se olvidan de la historia, no piensan que se puede repetir

Por: Anele Pinkus Molina

“¡QUE SE GENERÓ! – alzando la voz- respondió Luis Echeverría Álvarez, ex Presidente de México, cuando pregunté: “¿Qué opina del problema estudiantil que se está generando en la UNAM?”. Haciendo un comentario final que me dejó pensativa y que 15 años después, aún estoy analizando.

19 de octubre de 1999, 18:00 hrs., llego a mi cita con el Lic. Luis Echeverría Álvarez en su domicilio particular. Luego de esperar 5 minutos en la antesala, mientras revisaba mi lista de preguntas para la entrevista, escucho mi nombre: “AnelePinkus… así que vienes de Monterrey, pero naciste en Salina Cruz, Oaxaca”, -entré en pánico-. Hasta el día de hoy desconozco cómo pudo saber esos datos, entre otros que agregó después.

Luego de un recorrido de poco más de una hora por su biblioteca personal, me pasa a su oficina, se sienta en un antiguo sofá color café claro, se cruza de piernas y extiende el brazo derecho sobre el respaldo.

Aún nerviosa por el sorprendente recibimiento que me hizo, el cual me tuvo varios años muy inquieta, saqué mi libreta y una grabadora de voz –regalo de Navidad de mi papá, el año anterior, cuando le manifesté mi deseo de ser periodista- cojo la cámara de video con mi mano derecha pero no la saco del bolso -temía que le molestara que yo grabara la entrevista-sin embargo, le pregunto si puedo hacerlo y responde diciendo: “Este es tu tiempo, haz todo lo que quieras hacer”. Cojo varios libros que tenía sobre una mesa de centro y formo una torre, monto la cámara, la dirijo hacia donde estaba él sentado y comienzo a preguntar.

La entrevista era para un trabajo de investigación que estaba realizando sobre acontecimientos de su sexenio. Al momento de formular las preguntas dudé en tocar el tema del 2 de octubre, sabía que podría causar algún problema para él, o para mí, así que dejé esa pregunta en cola para decidir en el momento – de acuerdo a cómo marchara la entrevista- si le preguntaba o no.

A la mitad de la entrevista tocan a la puerta y entra su secretario particular, le dice que había llegado la ‘maestra’ de la UNAM’ (no supe su nombre), a lo que el ex Presidente le dice que la haga pasar. Mientras ellos hablaban, repasé las preguntas para ver qué me faltaba, y veo la pregunta “dudosa”.

Al entrar, la maestra, se sienta en un sofá frente a nosotros, le pregunto si puede hacerme el favor de grabar un poco durante la entrevista, porque quería que quedara constancia de quien realizó la entrevista. Afablemente me dice que sí y le paso la cámara.
Es en ese momento cuando decido cambiar mi pregunta, pero que de algún modo llegara al mismo final.

Luego de su respuesta decido dar por terminada la entrevista, tenía suficiente material para escribir un libro completo sobre el sexenio 1970-1976.

Después de más de tres horas salgo de su casa, nerviosa pero satisfecha.
Hoy leo cómo a lo largo de la historia de México han surgido diversos movimientos sociales y estudiantiles, teniendo casi siempre los mismos finales.

– La tragedia del ’68 inició en noviembre de 1964, con un problema laboral, cuando los residentes e internos del hospital 20 de Noviembre reclamaron el pago de aguinaldos atrasados y en represión 206 de ellos fueron despedidos. En respuesta a los despidos se formó la Asociación Mexicana de Médicos Residentes e Internos (AMMRI) que comenzó a organizar paros que para el día 26 de ese mes ya abarcaban a 40 hospitales del ISSSTE, Seguro Social y Ferrocarriles.

El gobierno prometió estudiar sus peticiones de aumento de sueldos, con lo que se levantó el paro. Sin embargo, se inició una campaña de desprestigio contra el movimiento y el gobierno rompió las pláticas. Promesas incumplidas fueron haciendo crecer el problema y poco a poco se fueron sumando más actores, externos e internos, pues el 26 de agosto de 1965 hubo otra gran manifestación y esa misma noche la policía tomó los hospitales 20 de Noviembre, Rubén Leñero y Colonia, sustituyendo a los paristas con médicos militares y al día siguiente las enfermeras fueron secuestradas por grupos de choque de la FSTSE al servicio del gobierno. Cientos de médicos fueron despedidos y los líderes fueron encarcelados.

El siguiente ingrediente fue el económico, cuando el 1 de octubre de 1966 estudiantes y ciudadanos de Morelia coincidieron en un movimiento en contra del alza en las tarifas del transporte público. Al día siguiente efectuaron una gran manifestación que fue atacada por pistoleros, asesinando a un estudiante, lo que ocasionó la declaración de huelga el 4 de octubre y un gran mitin el 7 de octubre en el centro de Morelia. El 8 de octubre, a petición del Congreso Local, el ejército tomó la universidad y detuvo a decenas de estudiantes.

Otro ingrediente que se agrega fue el político, cuando en 1967, los estudiantes sonorenses se sumaron y encabezaron la protesta popular por la imposición de un candidato a la gubernatura de la entidad. La protesta de la población llegó a actos como ataques masivos a una comandancia de policía y casas de funcionarios en Hermosillo. Como las escuelas eran el centro de la movilización, la policía las atacó; el gobernador Encinas Johnson solicitó y obtuvo del Congreso el llamado a la intervención del ejército, que el 17 de mayo atacó y tomó la Universidad de Sonora.

Los siguientes días se fueron sumando más elementos y más motivos hasta llegar a ese fatal 2 de octubre de 1968 en la Plaza de las Tres Culturas de Tlatelolco, cuando el ejército masacró a estudiantes, maestros, ancianos, niños, personas involucradas y también ajenas al movimiento estudiantil. Las calles se mancharon de sangre en clara demostración de la incapacidad de un gobierno a establecer el diálogo y mostrar voluntad para resolver los problemas de la sociedad.

– La Huelga en la UNAM de 1999-2000 fue un movimiento estudiantil que se inició el 20 de abril de 1999 en contra de la modificación del Reglamento General de Pagos de la Universidad Nacional Autónoma de México, la más importante institución de educación media-superior, superior y de posgrado en México. La madrugada del domingo 6 de febrero de 2000, utilizando como justificante el hecho de que el anterior jueves 3 del mismo mes se suscitaron hechos violentos en las afueras de las instalaciones de la Escuela Nacional Preparatoria No. 9, elementos de la Policía Federal Preventiva, según órdenes giradas por el entonces presidente de México Ernesto Zedillo Ponce de León, entrarían en la máxima casa de estudios y detendrían a poco más de 700 estudiantes, el grueso de los miembros aún pertenecientes al ala “ultra” del CGH.

MarchasAnele

– El Conflicto magisterial de Oaxaca, se inició el 22 de mayo de 2006 con los maestros de la Sección 22 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, encabezados por Enrique Rueda Pacheco, quienes pedían mejorar la calidad de las escuelas oaxaqueñas, además de un mejor mantenimiento a las escuelas que se encuentran en zonas rurales y exigían justicia en el Estado de Oaxaca al gobierno estatal, y se mantenían en plantón en el centro de la ciudad de Oaxaca, según cálculos no oficiales, aproximadamente 80.000 maestros.

El 28 de octubre de 2006, la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO) amaneció en “alerta máxima”. El gobernador Ulises Ruiz Ortiz, ante la imposibilidad de resolver el conflicto, solicitó de manera formal y urgente al presidente Vicente Fox Quesada la intervención de la Policía Federal Preventiva.

El 29 de octubre del mismo año, las fuerzas federales entraron al estado de Oaxaca desalojando del centro histórico, desde las 14:00 a la APPO, después de romper las barricadas con vehículos antimotines que arrojaron agua a presión, disparos de armas de fuego y gases. El saldo: 3 personas muertas.

– 2014 caso Ayotzinapa, 6 muertos y 43 desaparecidos.
Entonces recuerdo el comentario final de Echeverría Álvarez: “Los jóvenes se olvidan de la historia, no piensan que se puede repetir”.
Me indigna y me da rabia cuando el gobierno abusa del poder y lastima a la Nación, como también me molesta que la sociedad utilice su “derecho de libertad de expresión” sin importarle los problemas que ocasionen a terceros.

Respetemos lo que dice el Artículo 6 de la Constitución Política Mexicana: La manifestación de las ideas no será objeto de ninguna inquisición judicial o administrativa, sino en el caso de que ataque a la moral, la vida privada o los derechos de terceros, provoque algún delito, o perturbe el orden público; el derecho de réplica será ejercido en los términos dispuestos por la ley. El derecho a la información será garantizado por el estado.
Demostremos respeto al momento de exigirlo.

Mex.Anele

Referencias:
http://plumaslibres.com.mx/2014/10/01/se-olvida-se-refrenda/
http://socpolaragon.blogspot.com/2013/05/los-conflictos-de-la-unam.html
http://prezi.com/q-4fuq5up_hg/maestros-en-oaxaca/

Publicado en: http://www.mexicaneando.com.mx/para-reflexionar/los-jovenes-se-olvidan-de-la-historia-no-piensan-que-se-puede-repetir/

El 30 de octubre del 2014

De Principio a Fin

Por: Carlos Pizarro Gálvez

Foto 1¿Quién ha pasado por este mundo sin tomar una mano para levantarse y aprender a caminar? ¿Quién no tuvo, durante su niñez, a alguien que lo aconsejara? Nuestros padres, abuelos, tíos, hasta muchos maestros que nos enseñaron y guiaron. De principio a fin, Dios nos pone a alguien para ayudarnos en todos los ámbitos de la vida.

Aún de adultos, ¿a quien le ha faltado un amigo que le aconseje y apoye en los momentos difíciles? Nos casamos y somos sostenidos por nuestra otra mitad. La vida avanza más rápido de lo que desearíamos, y terminamos siendo sostenidos y aconsejados por nuestros propios hijos, esos niños que cargamos y amamos desde antes que nacieran, y ya crecidos siempre sabrán más cosas que nosotros.

Crecí siendo muy poco arriesgado. Sin embargo, las aventuras y logros más importantes, siempre las he conseguido por las PALABRAS y ayuda de alguien más.

Mi padre me enseñó y aconsejó que un hombre debe saber el máximo de cosas en esta vida. De mi mamá aprendí cuánto lucha una madre por sus hijos. Una tía me enseñó qué tan importante es estudiar y un tío me mostró las cosas que puedes lograr estudiando y trabajando duro. Un par de amigos me aconsejaron a que compitiera en el ciclismo y gracias a ellos sé qué se siente pararse al lado de alguien más capacitado y preparado que uno.

Conocí a una mujer maravillosa que me enseñó lo que es el amor incondicional la cual me convirtió en padre; la experiencia más hermosa de la vida.

Otro amigo me enseñó que el cuerpo humano no tiene límites, razón por lo que ahora sé lo que es subirse a un pódium.

Meses después experimento el máximo dolor en la vida: perder a la mujer que amaba. Considero que es la etapa más dura, pero estuve rodeado de un grupo de compañeros de trabajo, los cuales se convirtieron en parte de mi familia.

Estando herido conozco a otra extraordinaria mujer que me ayuda, enseña y muestra el “mundo”, mi segunda esposa y reina. Ella hizo que le perdiera el miedo al fracaso. Tuvimos una cafetería; nos fuimos a vivir a su país, al otro lado del continente; viajamos mucho, me mostró su cultura y su hermosa gente; vivimos en la ciudad más grande y poblada del mundo: la Ciudad de México; le perdí el miedo a moverme en las grandes ciudades y me ha enseñado a que si te arriesgas y fracasas, no pasa nada.

Tal vez alguien diga: ‘yo nunca tuve a alguien a mi lado’ y entiendo muy bien, porque ¿quién, también, no se ha sentido solo y desolado en varias etapas de la vida? Pero estoy seguro que ese alguien no podrá decir que no ha sentido una voz interior que le dice que se levante, cure sus heridas y luche para seguir viviendo. Y cuando todo esto pasa, hacemos las cosas más increíbles en la vida.

A lo largo de nuestra vida siempre hemos tenido a alguien que ha influido en nuestro existir.

Publicado en: http://www.mexicaneando.com.mx/para-reflexionar/de-principio-a-fin/

El 27 de octubre del 2014

¿Es la mala ortografía un problema de educación o tecnología?

Por: Anele Pinkus Molina

Es común ver en las redes sociales constantemente publicaciones mal escritas. Pareciera que por pereza se han acortado palabras o se han suprimido letras.  Aunque esta mala costumbre no tiene origen en las redes sociales, surgió con el servicio de mensajes de texto (SMS), donde la información se debe reducir a 150 caracteres aproximadamente. Esto con el tiempo se volvió costumbre, expandiéndose a la llegada de las redes sociales.

Los jóvenes ya no se interesan en la buena ortografía. Con el auge tecnológico y el avance del internet,  los cibernautas han creado su propio lenguaje, el cual muchas veces resulta difícil de entender, causando problemas mayormente a personas que gustan de escribir bien, y su uso es cada día más frecuente no sólo entre niños y jóvenes, sino también en personas adultas.

Lo más lamentable es que están tan acostumbrados a ese lenguaje, que así como escriben a sus amigos en el chat o por celular, lo hacen al momento de realizar presentaciones, trabajos escolares, rellenar formularios o hasta redactar un documento profesional.

La mala ortografía puede cerrarte muchas puertas. Una falta ortográfica en tu carta de presentación puede perjudicarte notablemente, al grado de llegar a ser excluido de un proceso de selección sólo por ello.

Muchos se escudan diciendo que son médicos o ingenieros y que su trabajo no es escribir bien -para eso están los periodistas- agregan en ocasiones. Son incapaces de recordar que la ortografía se aprende desde los inicios de nuestra vida académica. A la universidad se debe llegar con los conocimientos suficientes para sólo aprender de la profesión.

Es común escuchar a personas comentar que hablan varios idiomas, que su educación es amplia, pero no saben distinguir entre ver y haber.

Se han cambiado los libros por páginas de internet y leer ya no es prioridad. Las visitas a bibliotecas para buscar conceptos, hacer tareas o trabajos de investigación han ido desapareciendo. Ahora es más fácil buscar información en google y hacer ‘copy-paste’, sin ni siquiera hacer el intento por redactar en nuestras propias palabras.

Anteriormente los maestros revisaban minuciosamente los trabajos escolares y por cada error ortográfico tenías que hacer una plana como castigo. En la actualidad encontramos profesores con muchas deficiencias ortográficas.

Delfi Ramírez, licenciada en Educación, enumera muchas las causas que pudiesen generar una falta de interés por escribir bien: la aversión por la lectura, la falta de observación en lo que se escribe, ya que al hacerlo tan rápido y con tan poco detenimiento, no se fijan si lo están haciendo de manera correcta o incorrecta, el desconocimiento de las reglas ortográficas en las palabras que se suelen confundir y el poco interés de parte de docentes y alumnos a la hora de corregir lo escrito. Y sugiere algunos aspectos para mejorar este mal: la lectura, esta servirá para aumentar sus conocimientos en cuanto la escritura de las palabras; el uso del diccionario, redactar cuentos cortos, relatos personales, relatos de experiencias escolares; memorizar las reglas ortográficas y transcribir palabras de difícil escritura o que se suelen confundir.

El rezago entre los estudiantes mexicanos y los de países miembros de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) es de dos años de escolaridad, por lo que México es el país con el peor desempeño en matemáticas, lectura y ciencias.

Los resultados del Programa para la Evaluación Internacional de Alumnos 2012 (PISA, por sus siglas en inglés) concluyó que a México le tomará más de 65 años alcanzar el nivel promedio de los 34 países de la OCDE en lectura, pues actualmente, un estudiante mexicano con el más alto rendimiento apenas logra obtener el mismo puntaje que un alumno promedio en Japón, ubicado entre los diez países con mejores resultados.

ocde

Las deficiencias ortográficas son un mal que crece, tenemos que esforzarnos más en mejorar si en verdad deseamos un mejor país, si queremos tener una mejor calidad de vida y laboral.

Dejemos de ocupar los últimos lugares en las estadísticas y dediquemos más tiempo a la lectura y a la educación. Lee un libro, y si no tienes ni puedes comprarlo inmediatamente, aprovecha el tiempo en internet para leer páginas noticiosas, de cultura, arte, educación…

Seamos el cambio que México necesita. Demostremos con hechos que eso que tanto exigimos de verdad  nos preocupa.

 

Referencias:

http://www.oecd.org/centrodemexico/estadisticas/

http://www.eljaya.com/200709-2/a-defini.php

 

Publicado en: http://www.mexicaneando.com.mx/uncategorized/es-la-mala-ortografia-un-problema-de-educacion-o-tecnologia/

El 24 de octubre del 2014

¿Cuánto cuesta una sonrisa?

Por: Anele Pinkus Molina

Pay It Forward (Cadena de favores), es una película estadounidense del año 2000. El argumento trata de un grupo de primaria que debe crear un proyecto para mejorar al mundo. A Trevor (personaje principal), se le ocurre la idea de ayudar a tres personas que a su vez ayuden a otras tres, formando así una cadena de favores.

Actualmente se oye hablar mucho sobre terribles tragedias que han sucedido y que están sucediendo. Guerra entre países, guerra entre grupos de la delincuencia organizada. Asesinatos, robos, violaciones, desaparecidos, etc. En las noticias hay demasiada información de violencia y dolor. Todo eso provoca una reacción en la humanidad.

Eso, y el hecho que vivimos siempre muy de prisa. Bajo el estrés del trabajo, las largas distancias, el tránsito, la transportación y muchos otros factores que no nos permiten relajarnos.

En la actualidad pareciera que sonreír tuviera un precio. ¿Será que la gente ha perdido educación, ha olvidado cómo sonreír o el sentido del humor se ha ido perdiendo? ¿O será que los problemas diarios y lo que sucede a nuestro alrededor y en todo el mundo nos está afectando?

La risa es innata al ser humano, no necesitamos aprenderlo. Estoy segura que durante la infancia todos los seres humanos tuvimos la capacidad de sonreír, a pesar de que nos haya tocado vivir experiencias difíciles y dolorosas. Conforme crecemos, vamos sonriendo menos.

Sabemos que los niños disfrutan la vida más que los adultos. Un niño difícilmente se va a estresar por algún problema que no sea el de cuánto es 2345 + 9854.

¿Qué nos está pasando? Es muy curioso cómo el ser humano manifiesta constantemente el deseo por ser feliz, pero vive hablando de cosas negativas. Existen demasiados problemas en el mundo como para complicarnos aún más, amargando nuestro paso por él.
Nuestra actitud se contagia y nuestra sonrisa también. Sonreír a otra persona es uno de los mejores regalos que le podemos hacer.

Hace unos meses decidí hacer un pequeño “experimento”. Salí a la calle y le  sonreí a cada persona que me encontré en el camino. De más de 25 personas a las que saludé con un ‘buenos días’ y una sonrisa en los labios, solamente recibí respuesta de tres. Los demás, aunque no me respondieron, se alejaban con cara de sorprendidos. Quizás en ese momento no supieron reaccionar, pero estoy segura que algo quedó en ellos. Al menos quiero imaginar que en algún momento del día el “experimento” surtió efecto.

La Madre Teresa dijo: “No debemos permitir que alguien se aleje de nuestra presencia sin sentirse mejor y más feliz.”
Un ‘buenos días’, ‘hola’, o una sonrisa a nuestros vecinos no harán que lleguemos más tarde a nuestro destino, pero sí hará que nuestra relación con ellos sea, si no la mejor, al menos cordial. Hará que nuestro día a día sea menos estresante. Y sobre todo, este mundo necesita de toda la bondad que podamos brindarle, pongamos nuestro granito de arena.

Sonreír, aporta innumerables beneficios a la salud, mejora el bienestar y la actitud. Reírse ayuda a curar la depresión, estrés y la angustia. Ayuda a superar los problemas. Sigmund Freud afirmaba que la risa -sobre todo la carcajada- ayuda a liberar la energía negativa.

No seamos apáticos, maleducados e irrespetuosos. No seamos frívolos y superficiales. Tratemos de ser afables, educados y respetuosos con los demás. Haber estudiado no es sinónimo de ser educado. La educación se ve en tu actuar, en tu trato a los demás.
Estoy segura que si tenemos que viajar en metro, autobús o cualquier medio de transporte público y éste va lleno, con un con permiso, un disculpe, una sonrisa o cualquier otra muestra de amabilidad, ayudará a que tener un día menos estresante.
La sonrisa debería ser un accesorio que portar diariamente. Habría que salir de casa con ella puesta.

Aunque no tengas ganas de sonreír, inténtalo, tu cerebro recibirá el impulso y terminarás con una gran sonrisa en los labios.
Es una de las mejores armas con que contamos para defendernos del dolor. Aumenta el rendimiento laboral.  Suaviza las expresiones faciales haciéndonos ver más atractivos y nos hace sentir más jóvenes.

Y, entre todos, hagamos una ‘cadena de favores’ de amabilidad, de respeto, de amor y felicidad, para ayudar a mejorar al mundo. Hagamos cosas más agradables que nos beneficien a todos. Saludemos, sonriamos más.

Y por favor, si un día nos cruzamos en el camino y te sonrío, espero recibir lo mismo a cambio.

Publicado en: http://www.mexicaneando.com.mx/para-reflexionar/cuanto-cuesta-una-sonrisa/

El 16 de octubre del 2014

México desde el exterior.

Por: Anele Pinkus Molina

DLiberta de expresioniariamente lees en todas las redes sociales información de lo que acontece día a día en nuestro país. Lees de    todo. Encuentras información aterradora de sangre y dolor. La mayoría proviene de gente que está en contra del Gobierno. Difícilmente lees comentarios favorables.

Prendes la televisión y en los noticieros dan exactamente la misma información: México está en crisis.

Sales a las calles y en cuanto pronuncias alguna oración la gente identifica tu acento. ¡Mexicana!

Hace una semana tomé un taxi y el señor al escucharme hablar me dijo: He visto en las noticias que en México hay guerra. He visto que la gente se está matando una a otra. Qué difícil debe ser vivir allá. Qué bueno que se vino a vivir a nuestro país.

El panorama da escalofríos. No sabes ni cómo explicarle  que si en efecto la situación del país no es la más favorable, tampoco están sucediendo las cosas como se perciben.

Cuando me ha pasado eso, he tratado de explicarles que los actos violentos se dan entre ciertos grupos y no entre toda la población.
Es aterrador darte cuenta que para el mundo, conocer México es una pesadilla.

Gran parte de la población vive del turismo, y si no hacemos algo por no dar una imagen de asesinos vamos a escribir de México,la peor de sus historias.

Hace dos años mi esposo y yo decidimos irnos a vivir a México. En cuanto se lo platicamos a la familia y amigos empezaron a tratar de persuadirnos. ‘Pero si allá se lo están pasando mal todos los mexicanos. ¿Qué necesidad hay de irse a sufrir?’. Lo decían de tal manera que hasta tú terminabas creyéndote que era una mala idea. Aún así decidimos probar suerte.

Durante el tiempo que estuvimos allá, gracias a Dios, jamás pasó nada. Estuvimos hasta altas horas de la noche en las calles de la Capital, usando el transporte público, y jamás vimos ni escuchamos nada malo. Mi esposo como extranjero decía constantemente: ‘Es más peligroso andar en las calles de Santiago de Chile que en el Distrito Federal. Qué mala imagen se ha creado de este bello país. Qué hermosa es la República Mexicana’.

¿Será que cuando vives en el extranjero eres más sensible y perceptible a lo que se dice y muestra de nuestropaís? ¿O será que a los mexicanos hace mucho nos dejó de importar nuestro México?

¿Por qué mostrar una mala imagen del pueblo mexicano? ¿Por qué hablar sin pensar en el poder de nuestras palabras? Porque al querer confrontar al Gobierno con nuestros mensajes, no nos damos cuenta que estamos hablando mal de todo un pueblo.
Ojalá la gente fuera más cautelosa y consciente al momento de hacer una publicación. Muchos no se dan el tiempo de investigar y comprobar que si lo que se dice es completamente cierto. Las redes sociales se han convertido en un arma muy poderosa. Con ellas podemos manchar el honor de una persona. O como lo he tratado de explicar, de toda una Nación.

Viva México y su gente. Viva la libertad de expresión, pero concientizada. Una libertad de expresarse pero con valor y con verdad. No una libertad donde veo que mi mejor amigo publica algo y como es mi mejor amigo, yo también debo compartir lo que él dice…

¡Qué me importa si es información real y veraz! ¡Qué me importa que en otros lugares piensen que todos somos unos asesinos! ¡Qué importa hundir a México más que lo que lo han hecho algunas organizaciones o sus gobernantes!
¡Qué importa!

Publicado en: http://www.mexicaneando.com.mx/para-reflexionar/mexico-desde-el-exterior/

El 13 de octubre del 2014