Los jóvenes se olvidan de la historia, no piensan que se puede repetir

Por: Anele Pinkus Molina

“¡QUE SE GENERÓ! – alzando la voz- respondió Luis Echeverría Álvarez, ex Presidente de México, cuando pregunté: “¿Qué opina del problema estudiantil que se está generando en la UNAM?”. Haciendo un comentario final que me dejó pensativa y que 15 años después, aún estoy analizando.

19 de octubre de 1999, 18:00 hrs., llego a mi cita con el Lic. Luis Echeverría Álvarez en su domicilio particular. Luego de esperar 5 minutos en la antesala, mientras revisaba mi lista de preguntas para la entrevista, escucho mi nombre: “AnelePinkus… así que vienes de Monterrey, pero naciste en Salina Cruz, Oaxaca”, -entré en pánico-. Hasta el día de hoy desconozco cómo pudo saber esos datos, entre otros que agregó después.

Luego de un recorrido de poco más de una hora por su biblioteca personal, me pasa a su oficina, se sienta en un antiguo sofá color café claro, se cruza de piernas y extiende el brazo derecho sobre el respaldo.

Aún nerviosa por el sorprendente recibimiento que me hizo, el cual me tuvo varios años muy inquieta, saqué mi libreta y una grabadora de voz –regalo de Navidad de mi papá, el año anterior, cuando le manifesté mi deseo de ser periodista- cojo la cámara de video con mi mano derecha pero no la saco del bolso -temía que le molestara que yo grabara la entrevista-sin embargo, le pregunto si puedo hacerlo y responde diciendo: “Este es tu tiempo, haz todo lo que quieras hacer”. Cojo varios libros que tenía sobre una mesa de centro y formo una torre, monto la cámara, la dirijo hacia donde estaba él sentado y comienzo a preguntar.

La entrevista era para un trabajo de investigación que estaba realizando sobre acontecimientos de su sexenio. Al momento de formular las preguntas dudé en tocar el tema del 2 de octubre, sabía que podría causar algún problema para él, o para mí, así que dejé esa pregunta en cola para decidir en el momento – de acuerdo a cómo marchara la entrevista- si le preguntaba o no.

A la mitad de la entrevista tocan a la puerta y entra su secretario particular, le dice que había llegado la ‘maestra’ de la UNAM’ (no supe su nombre), a lo que el ex Presidente le dice que la haga pasar. Mientras ellos hablaban, repasé las preguntas para ver qué me faltaba, y veo la pregunta “dudosa”.

Al entrar, la maestra, se sienta en un sofá frente a nosotros, le pregunto si puede hacerme el favor de grabar un poco durante la entrevista, porque quería que quedara constancia de quien realizó la entrevista. Afablemente me dice que sí y le paso la cámara.
Es en ese momento cuando decido cambiar mi pregunta, pero que de algún modo llegara al mismo final.

Luego de su respuesta decido dar por terminada la entrevista, tenía suficiente material para escribir un libro completo sobre el sexenio 1970-1976.

Después de más de tres horas salgo de su casa, nerviosa pero satisfecha.
Hoy leo cómo a lo largo de la historia de México han surgido diversos movimientos sociales y estudiantiles, teniendo casi siempre los mismos finales.

– La tragedia del ’68 inició en noviembre de 1964, con un problema laboral, cuando los residentes e internos del hospital 20 de Noviembre reclamaron el pago de aguinaldos atrasados y en represión 206 de ellos fueron despedidos. En respuesta a los despidos se formó la Asociación Mexicana de Médicos Residentes e Internos (AMMRI) que comenzó a organizar paros que para el día 26 de ese mes ya abarcaban a 40 hospitales del ISSSTE, Seguro Social y Ferrocarriles.

El gobierno prometió estudiar sus peticiones de aumento de sueldos, con lo que se levantó el paro. Sin embargo, se inició una campaña de desprestigio contra el movimiento y el gobierno rompió las pláticas. Promesas incumplidas fueron haciendo crecer el problema y poco a poco se fueron sumando más actores, externos e internos, pues el 26 de agosto de 1965 hubo otra gran manifestación y esa misma noche la policía tomó los hospitales 20 de Noviembre, Rubén Leñero y Colonia, sustituyendo a los paristas con médicos militares y al día siguiente las enfermeras fueron secuestradas por grupos de choque de la FSTSE al servicio del gobierno. Cientos de médicos fueron despedidos y los líderes fueron encarcelados.

El siguiente ingrediente fue el económico, cuando el 1 de octubre de 1966 estudiantes y ciudadanos de Morelia coincidieron en un movimiento en contra del alza en las tarifas del transporte público. Al día siguiente efectuaron una gran manifestación que fue atacada por pistoleros, asesinando a un estudiante, lo que ocasionó la declaración de huelga el 4 de octubre y un gran mitin el 7 de octubre en el centro de Morelia. El 8 de octubre, a petición del Congreso Local, el ejército tomó la universidad y detuvo a decenas de estudiantes.

Otro ingrediente que se agrega fue el político, cuando en 1967, los estudiantes sonorenses se sumaron y encabezaron la protesta popular por la imposición de un candidato a la gubernatura de la entidad. La protesta de la población llegó a actos como ataques masivos a una comandancia de policía y casas de funcionarios en Hermosillo. Como las escuelas eran el centro de la movilización, la policía las atacó; el gobernador Encinas Johnson solicitó y obtuvo del Congreso el llamado a la intervención del ejército, que el 17 de mayo atacó y tomó la Universidad de Sonora.

Los siguientes días se fueron sumando más elementos y más motivos hasta llegar a ese fatal 2 de octubre de 1968 en la Plaza de las Tres Culturas de Tlatelolco, cuando el ejército masacró a estudiantes, maestros, ancianos, niños, personas involucradas y también ajenas al movimiento estudiantil. Las calles se mancharon de sangre en clara demostración de la incapacidad de un gobierno a establecer el diálogo y mostrar voluntad para resolver los problemas de la sociedad.

– La Huelga en la UNAM de 1999-2000 fue un movimiento estudiantil que se inició el 20 de abril de 1999 en contra de la modificación del Reglamento General de Pagos de la Universidad Nacional Autónoma de México, la más importante institución de educación media-superior, superior y de posgrado en México. La madrugada del domingo 6 de febrero de 2000, utilizando como justificante el hecho de que el anterior jueves 3 del mismo mes se suscitaron hechos violentos en las afueras de las instalaciones de la Escuela Nacional Preparatoria No. 9, elementos de la Policía Federal Preventiva, según órdenes giradas por el entonces presidente de México Ernesto Zedillo Ponce de León, entrarían en la máxima casa de estudios y detendrían a poco más de 700 estudiantes, el grueso de los miembros aún pertenecientes al ala “ultra” del CGH.

MarchasAnele

– El Conflicto magisterial de Oaxaca, se inició el 22 de mayo de 2006 con los maestros de la Sección 22 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, encabezados por Enrique Rueda Pacheco, quienes pedían mejorar la calidad de las escuelas oaxaqueñas, además de un mejor mantenimiento a las escuelas que se encuentran en zonas rurales y exigían justicia en el Estado de Oaxaca al gobierno estatal, y se mantenían en plantón en el centro de la ciudad de Oaxaca, según cálculos no oficiales, aproximadamente 80.000 maestros.

El 28 de octubre de 2006, la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO) amaneció en “alerta máxima”. El gobernador Ulises Ruiz Ortiz, ante la imposibilidad de resolver el conflicto, solicitó de manera formal y urgente al presidente Vicente Fox Quesada la intervención de la Policía Federal Preventiva.

El 29 de octubre del mismo año, las fuerzas federales entraron al estado de Oaxaca desalojando del centro histórico, desde las 14:00 a la APPO, después de romper las barricadas con vehículos antimotines que arrojaron agua a presión, disparos de armas de fuego y gases. El saldo: 3 personas muertas.

– 2014 caso Ayotzinapa, 6 muertos y 43 desaparecidos.
Entonces recuerdo el comentario final de Echeverría Álvarez: “Los jóvenes se olvidan de la historia, no piensan que se puede repetir”.
Me indigna y me da rabia cuando el gobierno abusa del poder y lastima a la Nación, como también me molesta que la sociedad utilice su “derecho de libertad de expresión” sin importarle los problemas que ocasionen a terceros.

Respetemos lo que dice el Artículo 6 de la Constitución Política Mexicana: La manifestación de las ideas no será objeto de ninguna inquisición judicial o administrativa, sino en el caso de que ataque a la moral, la vida privada o los derechos de terceros, provoque algún delito, o perturbe el orden público; el derecho de réplica será ejercido en los términos dispuestos por la ley. El derecho a la información será garantizado por el estado.
Demostremos respeto al momento de exigirlo.

Mex.Anele

Referencias:
http://plumaslibres.com.mx/2014/10/01/se-olvida-se-refrenda/
http://socpolaragon.blogspot.com/2013/05/los-conflictos-de-la-unam.html
http://prezi.com/q-4fuq5up_hg/maestros-en-oaxaca/

Publicado en: http://www.mexicaneando.com.mx/para-reflexionar/los-jovenes-se-olvidan-de-la-historia-no-piensan-que-se-puede-repetir/

El 30 de octubre del 2014

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s